fbpx
flowers-1174127__480
Share on facebook
Comparte en tu muro
Share on whatsapp
Envía por Whatsapp
Share on twitter
Twitea


Hola comunidad Aeronáutica,

Hoy te quiero compartir una experiencia en algo que tal vez ya sepas, que parezca lógico, razonable, pero que a pesar de todo eso muchas veces ignoramos y es la ley de la siembra y la cosecha. 

Ambos sabemos que todo tiene un proceso, que con el tiempo los resultados se van a ver, que cuando tú siembras tú cosechas. Todo eso lo sabemos pero muchas veces lo ignoramos porque somos unos agentes completamente ansiosos, agentes de la vida ansiosos. Andamos caminando, volando con resultados que quisiéramos tener, pero no le damos tiempo al tiempo. Es algo loco de pensar darle tiempo al tiempo, es como darte permiso de esperar a ti mismo, pero es justamente lo último que dejamos en algunas ocasiones a nosotros mismos, así que a lo que voy con todo esto es a compartirte una experiencia que tuve en mis exámenes escritos.

El primer examen que tuve sobre teoría de vuelo, la verdad no fue terriblemente malo pero no lo aprobé y tuve muchos errores de cosas básicas que en ese momento se suponía debía saber, obviamente la primera sensación fue: “no puede ser, estoy haciéndolo mal”, me sentí un poco derrotado, me sentí defraudado. Tenía expectativas de mí que no se estaban cumpliendo porque cuando hay una expectativa lo que haces es esperar en vez de tomar acción y debido a eso los resultados siempre van a ser una mentira o simplemente inferiores, ya que no está lo que realmente importa, lo que prevalece, la razón profunda de la acción. Estudiamos para aprender aparentemente y aunque sea cierto la profundidad es que estudiamos con un propósito más allá de aprender, eso es como la capa de afuera, pero adentro hay algo más grande, ¿para qué aprender? ¿Para qué estudiar? En mi caso es para tener el mejor desarrollo, el mejor desempeño, el mejor trabajo o resultado posible que yo pueda dar, obviamente también surge la comparación cuando tenemos un resultado adverso. La comparación lo único que busca es hacerte sentir más derrotado, porque siempre va a haber algo que puedas mejorar, alguien mejor que tú, algo que no esté totalmente bien, siempre, entonces a lo que te lleva la comparación es a un absoluto sentimiento de inconformidad, de ingratitud, de quitarle valor a lo que has hecho sea grande o pequeño, de obviamente empezar unos pensamientos como: “mis compañeros saben más o no se lo merecen” y cuando llega esa turbulencia de pensamiento negativos, tóxicos, quitadores, restadores hay que pararlos porque te impide avanzar, entonces en ese momento me dije: “ok, puedo enfocarme en lo que no funciona o tomar esto como algo que me pueda ayudar a seguir creciendo”, en ese momento de la ira, de la rabia, de la tristeza es un poco más difícil, pero es el momento que se necesita parar. Así pues, me dije a mi: “bueno, ¿qué puedo hacer con esto?, estancarme yo mismo o avanzar”, decidí avanzar, tomarlo como un aprendizaje y decir: “yo no voy a perder con esta situación, voy a ganar, tal vez desde un fallo pero voy a ganar en experiencia, en conocimiento”. Era mejor así, también me dije: “este error es algo que me enriquece, algo que es una bendición, ¿por qué?, porque ahora ya entiendo mejor el tema, ahora entiendo cómo sería en un futuro si me pasara algo parecido, cómo podría resolverlo y obviamente si me vuelven a preguntar ya tengo el completo mapeo de todas las adversidades o variables que están en la situación así que entiendo mucho más. Por lo tanto doy gracias por haber fallado”. Bueno y seguí, lo que hice fue mejorar mis propias capacidades, entender más según mis propios procesos, y fue bastante enriquecedor desde el punto de vista individual obviamente, pero sobre todo mental porque ya no busco darme palo, como decimos en mi país. Ya no busco darme palo o buscar lo que no funciona sino de mirar de qué manera puedo avanzar, de qué manera puedo hacer esto mucho mejor inclusive cómo puedo divertirme haciéndolo y eso sí o sí cambia tu actitud, tu postura frente a las situaciones. Eso es un proceso y es sembrar. 

Pongámoslo en términos de un videojuego, hay niveles en el juego, por lo general empiezas en niveles sencillos donde se vale fallar,  donde se vale cometer errores porque eres nuevo pero necesitas atravesar esos niveles, adquirir esas habilidades básicas en un principio para que luego cuando llegues los niveles difíciles con esas habilidades o “puntos” los uses a tu favor, no puedes empezar por el último nivel o el nivel más difícil, es imposible, así que valora y respeta mucho tu tiempo y tus conocimientos, tus propios retos, así parezca algo derrotistas pero no lo es. Celebra tus victorias por pequeñas que parezcan ante los ojos de los demás, que hoy, no sé, te levantes mucho más temprano; hoy tuve una respuesta adicional más correcta en mi examen, celebralo; hoy agilice este proceso cinco por ciento más, celébralo. Lo más importante es que con el tiempo se ve el desarrollo que es lo que muchos no entendemos, a lo que voy con todo esto es que viendo el examen en el que fallé había mucha frustración, sin embargo, me encargué de no derrotarme más sino aprender de esos errores académicamente hablando, desde el punto de vista teórico de la materia que se estaba tratando y Dios, el cosmos, la energía o como quieras llamarlo no se queda con nada, tu trabajo siempre va a ser recompensado y si obraste bien en un principio al final vas a ver el resultado porque la ley de la cosecha y siembra es universal y es verdad.

Tuve un examen muy similar al primero, había temas nuevos, pero había cosas exactamente igual. En ese examen final me di cuenta que valió la pena el proceso de siembra y cosecha y que aunque tuve esas fallas al principio, la diferencia estuvo en enfocarme en mi proceso y no en el de los demás para aprender y desarrollarme en un sentido teórico. Tal vez durante los días de estudio, largas tardes leyendo me decía: “bueno hoy solo leí y ahora qué”, ahí no veía, no veía cómo estaba construyendo mis metas, pero es que debes entender que tus acciones del presente son tus resultados del futuro, entonces lo que haces hoy no lo haces para complacerte inmediatamente, tal vez hoy no veas el resultado porque tú cosechas para recoger mañana, en ese examen me fue muchísimo mejor de lo que me fue en el primero. 

Acá me di cuenta de eso, que la vida funciona así, trabajando hoy para recoger mañana, parece sencillo pero si lo analizas es algo que debemos recordar siempre porque somos agentes de la inmediatez. Qué tal ser agentes de la sensatez de entender que antes de la cena y del almuerzo viene el desayuno y que hoy los retos a superar de los niveles de juego fáciles son precisamente los propósitos que debemos cumplir enese nivel, para que cuando estes en el más complicado, en el que requiere que seas el mejor jugador ya tengas experiencia y habilidades potencializadas. El jugador llega allá porque adquirió esa pericia jugando los niveles anteriores. Respeta tus procesos, amalos así sean difíciles porque solamente esa adversidad te va a dar esas potencias, esa adversidad va a desarrollarte a un límite más alto, quizá hoy no ves los frutos pero cuando el día de mañana estés comiendo esa cena dirás “que bueno que esperé a que se horneara bien este pastel”. Duramos por eso nueve meses antes de ver la gloria de la vida porque las cosas no funcionan tan inmediatamente, no hay éxito de horno microondas, las cosas que de verdad son importantes toman tiempo. 

La verdad quería compartirte esto y sé que te puede pasar en este momento, que estás en el nivel de juego en el que es difícil soltar el control de la situación porque quieres decir “ya no más”. Créeme que vale la pena cuando estás recibiendo la medalla porque es ahí cuando vas a decir “que bien, me lo merezco, estuvo bien llegar hasta acá pasando por la tormenta, de otra manera sería fácil y no tendría valor”. Las cosas difíciles tienen un valor que apreciamos. Si vas a estudiar entiende que vas a leer y a requerir un nivel de esfuerzo mayor y esas bases sólidas son las que van a hacer que luego cuando te encuentres volando puedas avanzar más rápido ¿Vale? 

Bueno mis capitanes y capitanas les mando bendiciones y buenos vuelos por favor si te gustó comparte esta información y sígueme en mis redes sociales para estar en contacto y seguir creando esta linda comunidad.

¡Que el viento sople a tu favor! 

Manténte en contacto

Suscríbete para estar al tanto de todas las novedades y las nuevas entradas de MiCapiWeb

Comparte con tus amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Ir arriba